Se desconoce Detalles Sobre challas por mayor

21 niños; los incendios y la imposibilidad de apagarlos; las inundaciones y las permanentes refacciones que ameritaba el puente que conectaba con Chocalán. Empero, entre tantos problemas, había espacio para la esperanza y la fantasía con la instalación de industrias, empresas y entretenimiento. Tras el terremoto de 1906, la ciudad asumió la recuperación como un desafío para enlucir su estatus de Sección y para esto debía contar con instituciones, vida social, infraestructura, comercio, mayor y mejor conectividad. Figuraí, se empezaron a rehacer las escuelas caídas, y a construir la prisión y el cuartel de policía. Este proceso si correctamente fue comandado por las autoridades respectivas, fue finalmente obra de la élite local, compuesta por familias de inmigrantes españoles adineradas, instaladas en la zona y fundamentalmente ocupadas en el área comercial que luego formarían el exclusivo Casino Español. Esta élite, Figuraí como el resto de las personas, creía que faltaba poco para que Melipilla aspirara al desarrollo que otras ciudades estaban logrando y eso tenía que ver con la vida social, la Civilización Circunscrito y los pasatiempos. Sí, existía la posibilidad de salir a excursionar en torno a el río, a los cerros y esteros, estaba la costado municipal y las retretas que tocaban en doble horario en el verano, llegaban revistas en papel desde Santiago, los circos se instalaban por semanas y las fiestas aunque mencionadas se llevaban a mango con regularidad. Sin embargo, algo le faltaba a esta ciudad. La matriz cultural al principio del siglo XX 63 Durante la segunda medio del siglo XIX, Pimiento miraba a Francia, Italia y España en materia cultural. Las tertulias hogareñCampeón en Santiago, en las cuales se recitaba, bailaba y cantaba, remitían a un patrón a imitar, a un maniquí unido a las bellas artes y a una estética eurocéntrica que tenía en la ópera la máxima disciplina artística a seguir.

247 El Labrador, 7 de junio de Melipilla seguía su vida sin tanta alteración como en otras zonas del país, aunque un tanto dislocada en su mojigato carácter por los espectáculos que comenzaban a conservarse a través de locales nocturnos como el night club Passapoga, ubicado a pocas cuadras de la Plaza de Armas, y shows revisteriles en el Séptimo arte Palace. La queja de la JUM fue que los encargados de esta clase de espectáculos, fijan su observación no en lo estético sino en lo financiero, ubicándolos en la desprecio categoría de lo mercantil. Lo gafe de estos espectáculos no se limita sólo a lo antecedente, sino que aún se debe asociar la marcha total de censura en lo que a permanencia se refiere; la mujer es considerada vil mercancía, que en lugar de enaltecerla, es denigrada como tal 248. Las dos caras de esta ciudad que se escandalizaba por lugares que siempre existieron, eran perceptibles para cualquier persona que observara a su alrededor. Para Pía Barros 249 igualmente. La escritora nacida y criada en Melipilla, para los primaveras setenta se arrimaba a una adolescencia y juventud en que percibía un doble estándar evidente en diversos ámbitos. Melipilla siempre fue el ejemplo de las violencias, de las violencias peores, de las violencias de clase, de especie, los huevones golpeándose el pecho en culto y tirándose a todas las cabras que podían, los lugares de la Iglesia para los pirulos Delante y la resaca antes. Pocos lugares reflejan tan perfectamente la mierda que somos como Melipilla, con el norma del dueño de fundo, que lo es el almacenero incluso en su barrio, con una cantidad de reglas no dichas, porque 248 El Labrador, 2 de octubre de Sobre la autora y su bibliografía: (Revisado en: diciembre de 2011)

40 el rumor llegó al cura del pueblo, Ramón Merino, quien corrió para que Vizcaya cancelara la función. La solicitud fue rechazada de plano por el administrador del Específico quien le dijo que Cuadro para mayores. Para tirria del clérigo, la película se exhibió con realizado total y el prelado lanzó todos sus dardos, desde la prensa y su púlpito. Merino acusó duramente a Vizcaya de negociar con la inmoralidad al exhibir en el teatro películas contrarias a las buenas costumbres y la moral. Indignado, el administrador respondió en una carta abierta: No negocio con la inmoralidad Sr. Cura, como tampoco negocio con la relijión (...) Por qué no me acusó Ud. de negociar con la relijión, cuando exhibí María Magdalena? Por qué no acusa Ud. a los Papas, que mandaron pintar los frescos admirables de la Capilla Sixtina, que como todo el mundo sabe, son los desnudos más bellos que hay en el mundo? 117. No importaba lo que dijera. El presente y futuro inmediato de Vizcaya se habían nublado. Cruzarse con la autoridad eclesiástica de la ciudad, en un ambiente donde casi la totalidad de la población era católica y el Estado aún no estaba oficialmente separado de la Iglesia, Bancal inmolarse. Y aunque se mantuvo un idéntico de meses proyectando cinema con ídolos de la época como George Walsh, Vizcaya dejó la Despacho. Con este triunfo, Merino había ganado la segunda batalla de su cruzada particular. La primera había sido ser individualidad de los creadores de El Labrador, que con los años se convertiría en un gran inquisidor, 117 La Nación, 27 de febrero de promotor de los sindicatos blancos 118, las asociaciones católicas ultramontanas, hostigador de la Asociación Obrera de Ají y muy amigo de los dueños de las haciendas.

66 y 67, marzo y abril, Galardón obtenido el año una obra de teatro. Eso fue lo que gatilló mi curiosidad y me vi en la tarea de hinchar a mis padres a que me enviaran a Santiago a ver teatro. Yo veía mucho gran pantalla con ellos, biógrafo se decía, en el Teatro Serrano que quedaba a dos cuadras de nosotros que vivíamos en Santo Agustín 298. Con sus padres acudía todas las noches al cine y en este constante ir se fue nutriendo de lo que veía, pero con su mente de 8 y 9 primaveras no entendía cómo los sujetos salían de la pantalla y aparecían en el escenario en carne y hueso, hasta que en una función de Rigoletto en Santiago lo entendió y se encantó con las artes escénicas. Bancal ese un Melipilla que, en el conmemoración de Núñez, luce como un apacible poblado en que la única entretención era ir a atinar una Reverso a la plaza y conversar, y para los más osados resistir hasta la estación de ferrocarriles a ver pasar el tren a Cartagena. En ese marco de infancia, cuenta que: El Teatro Serrano era un centro cultural, se hacían beneficios, se hacían sketches, se traían compañíVencedor de Santiago, se hacía la velada bufa, que Cuadro algo muy impresionante. En una oportunidad mi hermano fue seleccionado rey feo. Lo que se presentó ahí, entre muchas otras cosas, fue algo que Bancal considerado el espectáculo más exitoso de la radiotelefonía chilena. En vivo y en directo un episodio de Radiotanda, con Adolfo Yankilevich, Sergio Silva, Petronio Romo y, por supuesto, que la Anita González. A excepción de del rubor que produjo en Ramón Núñez que su hermano intercambiara jocosas palabras con Anita González, en pleno decorado de la velada bufa de la Fiesta de la Primavera de 1952, su presencia le dejó el pasmado placer de observar a la

35 anunciando como estreno la cinta Terremoto en Valparaíso, hecha diez primaveras antiguamente su constante uso dejaba las que llegaban a Melipilla sin las condiciones mínimas para ser atractivas o al menos presentables. Y el sabido lo hacía conocer, emprendiéndolas contra el operario del proyector, a quien le reclamaban que ni el suspensión costo de la entrada les permitía ver películas en buen estado y no quemadas. Ahí estuvo probablemente el motivo principal por el que 1916 fue el año con más presentaciones de zarzuela en Melipilla, aunque no siempre con los mejores elencos. En febrero arribó la compañía de zarzuelas, comedias y prestidigitación, y en marzo la compañía de Pepe Puig estuvo muy remotamente de atraer al notorio, a pesar de ser considerada la mejor que nos ha visitado 101. Sin películas, sin conseguir atraer a la gente que tanto había pedido zarzuelas, y con un otoño e invierno crudos, el Melipilla entró en el ocaso. Una de sus últimas actividades fue la despedida al Dirigente Ladislao Lecaros 102, a quien la comunidad agasajó con un automóvil y una función de cinematógrafo gratis para el pueblo. El sueño frustrado del teatro propio Ilustre Municipalidad, tengo el agrado de personarse a la consideración de la Ilustre Corporación los planos respectivos de un tesina de teatro para la ciudad. Creo que no tengo para qué entrar en esplicaciones a fin de probar la carencia, cada día mayor, que tiene Melipilla de un adelanto como éste. Acertadamente sé que todos sabemos que dada la población de la ciudad i el categoría de Civilización en que se encuen- tra, es esto de una necesidad absoluta. Siempre han sido los teatros el esponente de la civilización de un pueblo o mejor dicho el metropolitano con que se mide la intelectualidad de gobernantes i gobernados 103.

15 Cuando se produzca una filtración (agua) por pequeña que sea, consultar de inmediato a un Técnico Facultado y buscar la causa y opción del problema; como primera medida se deberá cerrar la espita de paso que corresponda, colocada en el tapia bajo lavamanos o mueble lavaplatos. Al mismo tiempo, el Técnico Acreditado debe consultar los planos de las instalaciones previamente a la opción del problema. Se recomienda: Evitar forzar las llaves de agua y cuidar los flexibles de las duchas teléfonos, que pueden enredarse y cortarse. Las challas de las duchas y los terminales de los monomandos, llamados aireadores, suelen taparse con residuos que trae el agua. Cuando esto ocurra, hilván con una interruptor de tuercas retirarlos y extirpar la rejilla en el chorro de agua. Los problemas que se presenten en los artefactos se debe: principalmente a que se obstruye el desagüe. Si esto ocurre, se puede solucionar en primera instancia con un sopapo y si persiste, se deberá desplegar el sifón, para lo cual tiene que solicitar la información de un técnico facultado. Queda estrictamente prohibido el uso de productos químicos como por ejemplo soda cáustica, pero que pueden dañar severamente el alcantarillado.

Los rociadores pueden tener entre 1 y varias funciones. Estos tipos de salida del agua pueden ser muy diversos: tipo spray, tipo copia, tipo cascada, etc…

41 saludando la alegría y la fraternidad del fin del frío y las nubes, y el arribo del florecer challas de los valles. En la Indeterminación inaugural, la comunidad se daba cita en el Teatro Colón con el único requisito de acudir disfrazados. Caracterizados de odaliscas, romanos, apaches y de Charles Chaplin, las aposentaduríCampeón se copaban de disfrazados que aguardaban un espectáculo que se iniciaba a las 21:30 horas. Recitaciones, elogios a la reina de la primavera, operetas cómicas, coros y música instrumental eran números habituales. En ellas se ocupaban creaciones del naciente teatro Doméstico, como Madame de Huachacay, de Pedro Malbrán. Y la fiesta no acababa ahí, seguía el domingo, con caravanas que visitaban la cárcel y el hospital, extendiéndose la festividad a las restantes semanas. Esta constante creación de actividades fue la que propició que el Centro Social La Adolescencia abriera la corporación de coreografía a la cueca y la jota que se bailaban en las celebraciones Vencedorí como cursos de taquigrafía, declamación y clases de mandolina, violín y guitarra. Todos en horarios vespertinos, preparaban el mejoramiento intelectual de sus socios y tenían en las matinés sociales del Centro, pero sobretodo en el Colón, las pruebas de fuego de su estudios. Mujeres y hombres de Melipilla igualmente se sumaban a este interés por tocar algún utensilio, declamar o aguantar a decorado pequeñFigura comedias. Si el Club de Tiro se animaba a desarrollar una función en homenaje al aniversario del Combate Naval de Iquique, ponía en decorado una zarzuela y extractos de óperas. Si había un beneficio para una de las escuelas, lo mismo. Sobresalen y se repiten en estas presentaciones los nombres de José Casanueva, Raquel y Elena Núñez, María y Mercedes Norris, Marcos Bataller, Rosendo Villar, Nicodemus Álvarez y Pedro Salinas.

El primero, apodado la voz que acaricia, había filmado para la vencimiento de su entrevista (14 de agosto de 1946) la cinta Sueña mi Inclinación y Bancal un astro del guayabera y la canción romántica en Latinoamérica. Manuel Osorio, un chiquillo autóctono del corazón de la ciudad, nacido en 1938, fue testigo de ese día. Yo estuve ahí, me impactó ver el teatro de Melipilla lleno, Bancal un ídolo que cantaba boleros. Fue una manía, recuerda. Impresión compartida por Andrés Vicuña 173, quien con 10 abriles pudo darse cuenta del intención del cantante. Las viejas eran tranquilas, eran más calladitas en ese entonces, pero al verlo gritaban y aplaudían, quedaban vueltas locas. En doble función, de tarde y Confusión, encantó e irradió de aplausos la Plaza de Armas, dejando una taquilla generosa que les dio la razón a los empresarios y a su hombre en la ciudad, Alejandro García. García sabía que la postura por figuras estelares, por la presentación de compañías teatrales y shows de variedades resultaba efectiva. Con el ejemplo de lo sucedido con Marini, subió la puesta y trajo a Hugo del Carril. Precedido de quince éxitos cinematográficos y ya a esa prestigio primera figura de la industria cinematográfica argentina la segunda en importancia en América Latina, tras la mexicana, el actor y cantante, compañero de escena de actrices como Sabina Olmos y María Eva Duarte 174 arribaba a Melipilla con un título nunca antes usado para una entrevista artística: ídolo. 173 Andrés Vicuña fue designado alcalde de Melipilla por la dictadura militar, ocupando el cargo entre , seguidamente sería electo concejal por la comuna en votaciones populares. 174 Luego más conocida como Evita Perón, compañera de Juan Domingo Perón, ex presidente de la República Argentina a mediados del siglo XX

39 bienquerencia 112 y respaldo a la mujer, y arribó a Culiprán desde Santiago con un cuerpo policial que conminó a los campesinos a cumplir con las faenas. Los obreros se negaron y marcharon desde el campo hasta el centro urbano en una sigla que superó los 300 hombres. La ciudad se conmovió con su inusitada presencia 113. A dos cuadras de donde llegaban marchando los campesinos, y con escasamente cuatro díFigura de diferencia, jóvenes mujeres también vencían sus miedos, claro que temores de otra índole, más pueriles y adolescentes, pero miedo al fin y al cabo. Lo hacían al ingresar al Teatro Colón, en el inicio de una in- 112 El diputado Silva Cortés terminaría contrayendo nupcias, en segundas nupcias, con la potentada Ana Wodehouse. 113 La País, 3 de febrero de Luis Vitale ha cubo cuenta de este algarada al citar el diario Trabajador El Despertar, en su impresión del 10 de Febrero de En él se insta a los peones a formar conciencia de clase, para no sólo obtener mejoras salariales, sino que también la posesión efectiva de un pedazo de la tierra que labraban. Véase: Vitale, Luis, Interpretación marxista de la Historia de Ají. De la República Parlamentaria a la República Socialista ( ), Tomo V, Santiago de Ají, LOM Ediciones, s/f, p Culiprán sin duda alguna ha sido una zona precursora en las luchas laborales campesinas en Pimiento, y sin correctamente no logró romper el vínculo paternalista de la vida hacendal, en 1965, nuevamente Culiprán toma la delantera con el alzamiento de ese año. De la Peña menciona que la tardanza para aplicar la Reforma Agraria por parte del gobierno de Frei Montalva llevó a que Culiprán se sublevara entre otras razones : En Culiprán, la osadía de establecerse la tierra (en febrero de 1965) la tomaron los inquilinos y los peones tras una serie de enfrentamientos con el terrateniente al negarse éste a retribuir el salario mínimo y exigir el pago del arrendamiento por el uso de pastizales y animales de tiro (que antaño se incluían en el convenio de terrazgo). Gracias a las campañTriunfador de los partidos políticos, Ganadorí como al hecho de conocer acertar y escribir y tener golpe a la prensa, los campesinos de Culiprán todavía sabían que el presidente se había comprometido con la idea de repartir tierras; que había organismos del gobierno (CORA: Corporación de la Reforma Agraria, e INDAP: Instituto de Desarrollo Agropecuario) encargados de planificar y finalmente poner en práctica el reparto; y que la opinión pública estaba generalmente a cortesía de ellos (De la Peña, Guillermo, Las movilizaciones rurales en América Latina desde c en Bethel, Leslie (ed.

131 La plazo de 1990 Los primaveras que transcurren entre 1990 y 2000 se asemejan a los de comienzos del siglo XX. Los dos son los únicos períodos en que la ciudad careció de un circuito teatral que funcionara y tuviera una programación continua, los dos están marcados por un sismo devastador y los dos portan una promesa. El primero de los períodos corresponde al de inicios de siglo, en el cual toda ciudad, y sobre todo aquellas que lucían su categoría de cabeceras de Unidad, aspiraban a tener un teatro. El segundo período nace con la esperanza de una alegría amplia, donde cabía el esperado renacer cultural tras el fin de la dictadura. La período de 1990 observó cómo el Cinema Palace paulatinamente cerró sus puertas, sobreviviendo en colchoneta a filmes que se veían con muy mala calidad de imagen, graduaciones de colegios y alguna última función del Buscando La Mejor Voz. Sin bloqueo, todo esto inclinarseía en su falleba. Convenirían los afiches pegados, los aplausos de un conocido abastraído y el griterío por estrellas que luego partieron. El Teatro Serrano había vivido este proceso mucho antaño y entraba en una etapa de pugnas, entre un municipio que se quiso deshacer de él y una ciudadanía que muy tenuemente comenzaba a defenderlo. Funciones de teatro y danza alguna oportunidad poblaron un Gimnasio Alberto González cada ocasión en peor estado, y la antigua sala de la Escuela N 1, donde la rama teatral del Ateneo Juan Francisco González diera sus primeros pasos, aún funcionaban, aunque tarde, mal y nunca. El Cuerpo de Bomberos reinauguraba su estadio, nuevamente techado, a una cuadra de la Plaza de Armas, reemplazando al siniestrado en Campeóní, los noventas fueron los primaveras de la demanda por espacios. Víctor Marín, con el Ateneo Juan Francisco González, la Unión Comunal de Juntas de Vecinos y la Sociedad de Socorros Mutuos Ignacio Serrano, encabezaron los reclamos por las intenciones de cesión que, acusaban, tenía el municipio con el Teatro Serrano durante la primera administración municipal concertacionista, a cargo del munícipe democratacristiano Manuel Riveros.

Un tercero, y donde sí sumaría hacienda el afligido Francione, fue con el apertura del catch Figura catch can, novedoso sistema de peleas en un cuadrilátero donde se ocupaban manos, piernas, cabeza y cuerdas, lleno de histrionismo y fantasía, que luego se chilenizó con el apelativo más coloquial de cachacascán. Eran luchas libres no exentas de arreglos y plagadas de personajes míticos y provenientes de los cinco continentes, quienes en la Indeterminación del 26 de septiembre de 1942, y frente a 650 enfervorizados espectadores, desplegaron sus tánganas, saltos y golpes sonoros. Así reportó El Labrador los nombres y nacionalidades de los luchadores: Humberto Cabrera (chileno), Dino Altamira (argentino), Prago Dulk (avaro), Marcelo Castell (francés), Von Oji (teutónico), Benjamín Belagosky (ruso), Renato Briones (chileno) y Ben Taylor (inglés) 167. El cachacascán seguiría presente en las siguientes décadas con alta concurrencia de divulgado. Remotamente de la parafernalia de los combates, el cuarto hito que anotó la administración de Francione fue una recepción de las más importantes que en términos de figuras estelares tuvo Melipilla. Pedro Vargas, carencia menos que el tenor, cantante popular y actor mexicano, cantó el 8 de agosto de 1941 en el Teatro Serrano con la estampa que lo convertiría en unidad de los íconos de la cultura latinoamericana del siglo XX y una estrella consular para la canción continental. A la aniversario, el Ruiseñor de las Américas tenía 35 abriles y cinco películas filmadas. El botellín acaecería en días en que Melipilla se autoproclamaba como un posible Hollywood. Suena extraño, pero es cier- 166 El Labrador, 31 de diciembre de El Labrador, 27 de septiembre de

135 riormente, durante los abriles cuarenta, llegó el radioteatro, con Arturo Moya Grau, Luchita Botto y Anita González, entre muchos otros. Y todavía los melipillanos pudieron ver y escuchar a artistas de éxito internacional, como el argentino Hugo del Carril y Leo Marini, por mencionar a dos. En los cuarenta incluso hubo actividad artística amateur de la ciudadanía, Triunfadorí lo demostró la existencia del Cuadro Primoroso de la Escuela N 11, quienes a través de la puesta en decorado de obras de dramaturgos nacionales, se adelantaron en una década al Ateneo Juan Francisco González. En los primaveras cincuenta visitó el Serrano el trío mexicano Los Panchos y la actividad teatral aficionada emergió con fuerza de la mano del Ateneo. Luego en losaños sesenta, Roberto Sagredo y José Massoud crearon el concurso Buscando la Mejor Voz y Conjuntos de la Zona, logrando resistir al Serrano a su máxima expresión artística y musical de la década, en la cual asimismo arribaron integrantes de la Nueva Onda musical chilena. En el Séptimo arte Palace se continuó con el Buscando la Mejor Voz y con el Súper Show 007 de Oscar Arriagada. En los inicios de la lapso del setenta, llegaron artistas de fama mundial como Dean Reed, Albedrío Lamarque y Camilo Sesto. Adyacente a toda esta actividad, Eduardo Mallea impulsó en esta período una serie de espectáculos teatrales de primer nivel, traídos principalmente desde Santiago, y incluso gestionó la importante recepción de los Niños Cantores de Viena, en una larga nómina de actividades promovidas por el docente. La dictadura marcial en un eclosión no afectó a este esplendor de presentaciones artísticas que vivía Melipilla pero desde los sesentas. Los perjuicios en la programación artística de los teatros se vieron más perfectamente en la plazo de 1980, extendiéndose con más gravedad a la de 1990, con el Teatro Serrano maltrecho y en desuso, y el Palace semicerrado.

29 socio, lo aguardaba en Los Andes para darle a conocer las buenas nuevas. Esta Dorso por el añoso continente le había cubo a Lueje el contacto directo con la dimensión que alcanzaba el cinematógrafo y la Ahora de los teatros y cinematógrafos en Europa. Ellos le bautizarían con el nombre de Apolo, probablemente porque en Santiago y Valparaíso dos teatros de relevancia llevaban este nombre. En lo que sería una norma a lo dilatado de todo el siglo XX, ni Roza ni Lueje asumieron la Sucursal del teatro, sin embargo que ellos incluso sabían que el negocio del espectáculo Bancal complicado y no lo dominaban. Por eso le entregaron el mando a Valentín López, quien logró proyectar cintas nuevas y atractivas para el notorio y traer el Biógrafo Equivalenteís, máquina itinerante de propiedad de José Casajuana que llegaba con muchos tambores 89. López incluso proyectó películas de la Compañía Cinematográfica Italiana, del Biógrafo Iris, y puso en decorado a la compañía de variedades de R. Conti, que pasaba cintas, presentaba ilusionistas y subía al decorado a boxeadores que entretenían a un manifiesto fascinado por tanta novedad. En el Apolo asimismo se vieron espectáculos de compañíGanador que podían amalgamar a un barítono acompañado de piano con imitadores de animales y musas bailarinas que sonrojaban a las mujeres, pero que lograban otros bienes en los hombres. El teatro tenía cabida para cerca de de 500 personas, siendo pequeño en comparación con la capacidad de sus pares santiaguinos y porteños, mas la ciudad Cuadro pequeña y cabían todos 89 De esta forma se denominaban las cintas, no obstante que eran trasportadas en tambores. En esta época las películas se compraban y el propietario del proyector las utilizaba hasta que no se pudieran exhibir más, por el natural deterioro de la proyección en funciones, traslados, clima y la propia calidad del material.

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15

Comments on “Se desconoce Detalles Sobre challas por mayor”

Leave a Reply

Gravatar